1. Viejos se aprovechan de mi borrachera


    datte: 11/10/2017, Catégories: Voyeur / Exhib / Nudisme, Hardcore, Partouze, Auteur: VeryHotMarina, Source: xHamster

    Aunque muy joven, era bastante guarrilla. Era bastante popular con los chicos que estudiaban en el mismo Centro que yo porque me gsutaba montármelo con ellos. Disfrutaba mucho del sexo y era bastnate caliente, por lo que me tenían por una &#034facilona&#034 aunque no me desgradaba porque yo iba a lo mío, a disfrutar y a lo demás, que les den. Como una buena zorrita que era, me divertía mucho calentar los tíos, sobre todo los que eran mucho mayores que y o, aquellos que me miraban porque estaba muyi buena, a sabiendas que no me tendrían ni siquiera me rozarían y notaba como el bulto de los pantalones, se hacía bastante evidente. Sí, era una autentica cachonda mental... bueno, una cachonda, cachonda pero una vez, me pasé y me vi envuelta en una historia que resultó desagradable pero no pude controlar y las cosas se pasarde madre. Era verano y llevaba un vestido de algodón blanco, ligero y fresco, sin tirantes y, aunque me llegaba casi a los pies, era muy sexy porque me marcaba toda mi figura, bueno y porque además, no me gustaba usar ropa interior. Entré enuna cocktelería y con el calor, le dia las copitas un poco más de la cuenta. Yo estaba sentada en la barra, en un taburete pegado a la pared, donde appoyaba la espalda. Unos pasos más allá, había un grupo de tíos de entre 50-60 años, unos cuatro o cinco, (no soy capaz de recordar con exactitud) que reían y bebían. Uno de ellos, accidentalmente, cruzó su mirada con la mía y empecé a coquetear &#034inocentemente&#034 ya ...
    sabéis, sonrisas y tal, tocarme el pelo... Teenía una preciosa melena castaña muy larga y cuidada y sabía que eso a los tíos les gustaba bastante. El hombre se me acercó y me invitó. Acepté ¿Cómonegarme a beber de gratis? y se reía bobaliconamente, mientras se le caía literalmente la baba mirando mi escote. No recuerdo bien como pero los amiguetes, se unieron a nosotros y allí estaba yo, rodeada de los vejestorios que descaradamente me manoseaban. Reconozco que me dejé un poco ir porque la verdad, había bebido tanto copazo que estaba algo salidorra y, digamos, que, &#034me dejé querer&#034 La cosa, fue desbarrando poco a poco. El más viejo y salido de todos, dobló mi vestido por arriba, dejando al aire mis tetas. Eran redonditas de jovencita, de esas que gustan tanto a los viejos verdes como aquellos. El tío suavemente, pasó la palma de sus manos por mis pezones y estos respondieron poniéndose tan tiesos que jamás los había notado así. Me dolían de lo duros que estaban y el muy cerdo, me sobeteó las tetas a su antojo mientras los &#034coleguitas&#034 ya me tocaban sin ningún decoro. Como yo estaba en el rincón, no fue difícil esconderme en torno a ellos, formando una especie de círculo, del que yo era la artista principal y objeto de sus más oscuros deseos de pervertidos babosos. Me metieron la mano por la falda. Era la suficientemente larga para que nadie se percatase de lo que estaba sucediendo. Ellos reían y reían y yo, bueno, estaba seria pero, al notar el pulgar que frotaba mi ...
«123»